Los mejores consejos para viajar con tu perro en automóvil o en avión

Viajar con tu perro es la  mejor decisión que puedes tomar  ya que así  te ahorrarás posibles angustias y preocupaciones al no tener que dejarlo solo en casa mientras sales.

No obstante, debes tomar en cuenta que tanto los aviones como los autos no están hechos para perros. Es por ello que debes hacer las cosas correctamente a través de una planificación para que ambos la puedan pasar muy bien durante su aventura.

¿Cómo ir de viaje en el auto con tu perro?

Si has decidido viajar por la carretera  con tu perro, debes colocarlo dentro de una jaula, así garantizarás la seguridad de todos porque al conducir te entretendrás menos.

También está comprobado, a través de estadísticas, que en caso de impacto, el perro en una jaula está más protegido que usando el cinturón de seguridad para mascotas.

¡Controla su alimentación!

Recuerda no darle de comer a tu perro 2 horas antes del viaje y mucho menos  mientras el auto está rodando. De esta manera evitarás que le den ganas de vomitar por el movimiento del vehículo.

También es importante que realices una parada para que le des algo de alimento, pero muy mínimo. De igual forma aprovecha la parada para caminar o jugar un rato con él y así disipar la energía contenida.

¿Cómo ir de viaje en avión con tu perro?

Si has decidido volar junto a tu perro, lo primero que tienes que hacer es pedir en la aerolínea las reglas para viajar con mascotas. La gran mayoría exige el certificado de salud, pero pueden haber otras reglas que desconoces, por lo que es mejor preguntar para evitar inconvenientes en el aeropuerto.

Probablemente tu perro viajará en una jaula, así que será mejor que  lleves al perro en la jaula antes de entrar al laberinto del aeropuerto.

Recuerda que al igual que viajar en auto, tu perro debe tener el estómago y la vejiga vacía, mínimo 2 horas sin comer, y debe ir al baño antes de partir. Asegúrate que haya tomado suficiente agua para que se mantenga hidratado.

¡Hazlo sentir como en casa!

  • En el caso de que tu perro no viaje junto a ti en la cabina, mantén la calma y así él hará lo mismo.
  • Si estás pensando en darle un sedante o calmante para el viaje, consulta con el veterinario, aunque sería mejor evitar medicamentos y así prevenir que se vuelva dependiente a ellos.
  • Es importante que lleves su mantita, peluche, juguete o hueso preferido, cualquier cosa que le sea muy familiar y lo haga sentir cómodo y a gusto.
  • Puedes aprovechar para consentirlo y al mismo tiempo relajarlo por medio de un masaje de aroma terapia, el cual puedes iniciar por la columna o cabeza. Tu perro te lo agradecerá.

Consejos para el uso correcto de la jaula de tu perro

Lo fundamental es que tu perro, antes de entrar en la jaula, haya gastado sus energías a través de un juego o una caminata. De esa manera tendrá más ganas de reposar y estará tranquilo. A su vez, asegúrate de que no haya nada en la jaula con la que tu perro pueda lastimarse.

¡Mantén la calma en todo momento!

Conserva energía positiva al momento de presentarle la jaula. Abre la puerta, pero no lo obligues a entrar, más bien deja que entre por su propia voluntad. Cuando lo haga, procede a cerrar la puerta.

Ten presente que tu perro percibe todo, y como no quieres que presente cuadros de ansiedad, puesto que eso sólo empeoraría el viaje, aléjate  con buena actitud y energía.