Tu mascota debe orinar afuera y eso es posible de lograr

No todos los dueños de perros permiten que sus mascotas estén dentro de la casa. Y los que sí lo hacen, tienen que lograr que desde pequeñitos puedan orinar afuera, por razones de higiene, rutina y disciplina, además que al sacarlos para la calle, pasean y les puede resultar terapéutico.

Pero ésta tarea nunca resulta fácil para los cuidadores, y aunque requiere de esfuerzo, paciencia, constancia y perseverancia, no es una misión imposible. Lo importante es no caer en la agresividad, ni maltrato. En ese sentido, te recomendamos unos trucos que serán infalibles para que tu mascota haga sus necesidades afuera, o en el punto seleccionado para ello.

No regañar

Hay personas que adoptan mascotas adultas, y en estos casos la situación es más complicada porque vienen con un patrón de conducta marcado. Cuando son cachorros, no saben controlar sus necesidades, pero son más fáciles de inculcarles tus reglas.

  • Lo primordial al momento de enseñarles, es no caer en gritos, regaños o maltrato físico
  • Siempre se puede adiestrar positivamente, sólo debes ser firme con tu “no”
  • Si esa palabra no es suficiente y continúa haciendo desastres, puedes proceder a ignorarlo, para que entienda que estas enfadado por lo que hizo
  • Si eres de los que tiene tiempo para sacarlo tres veces al día, prémialo apenas logre hacer fuera de casa. Puedes usar para ello bocaditos de pollo o galletitas para perros
  • Debes establecer una rutina de paseo, que debe ser larga y mínimo tres veces al día
  • Igualmente puedes utilizar papel periódico o una caja con arena absorbente para gatos, y cuando haga en otro lugar lo llevas al que seleccionaste
  • El lugar escogido siempre deberá estar alejado de su comida y cama. Ese sitio pudiese ser donde hizo por primera vez pipí y pupú

¿Por qué lo hacen?

Antes de aplicar lo mencionado, debes evaluar muy bien las condiciones de tu perro, es decir, si es adoptado o cachorro, y si tiene alguna condición especial que le dificulte el seguir instrucciones. Aunque generalmente los caninos se orinan por las siguientes razones:

  • No fueron entrenados para hacer sus necesidades en un lugar especifico
  • Quizás recibieron un entrenamiento incompleto
  • Solo hace sus necesidades cuando lo llevas, pero al quedarse solo, o presentarse un cambio de rutina, se hace donde no debe
  • Tiene un lugar favorito
  • Si es adoptivo, probablemente se acostumbró a ciertas superficies, y le cuesta cambiar de lugar
  • Ansiedad debido a ciertos cambios como mudanzas, alguien nuevo llega al hogar, o alguien se va

Control de esfínteres

Hay dueños que probablemente desconocen el proceso de control de esfínteres de un cachorro, y quizás por eso se desesperan si estando con ellos poco tiempo, no logran hacer donde quiere. Entonces es a partir de las ocho semanas que ellos aprenden a orinar y defecar en una superficie de material concreto, y ese es el momento ideal para comenzar a enseñarlo

Vale mencionar que los cachorros que venden en tiendas, siempre están encerrados en jaulas durante su octava semana de vida, por lo que suelen ser más difíciles de amaestrar.

De igual forma todo perro puede aprender si sigues los siguientes trucos:

  • Al seleccionar el sitio ideal, puedes echarle un poquito de orine, para que lo vea como un desafío de marcar territorio y lo haga allí
  • Establece una rutina para llevarlo a ese sitio, y recuerda que ellos generalmente van al baño después de comer, dormir y jugar
  • Para la noche siempre deja algún papel periódico en el lugar, pues cuando están pequeños no consiguen aguantar periodos largos de tiempo
  • No lo castigues
  • No limpies con lejía (detergente amoniacal), porque querrá orinar encima de ese producto