¿Sabías qué el pez macho es el responsable de cuidar sus huevos?

Los animales tienen un instinto nato de protección con sus crías. Es increíble y hermoso ver como las criaturas apenas nacen sus cachorros, inmediatamente los alimentan, acarician y brindan extrema seguridad contra cualquier otro animal, que posiblemente tengan la intención de atacarlos. Y en el caso de los peces, sorpresivamente quien se encarga de cuidar sus huevos es el pez macho.

Lo más curioso es que lo hacen colocándolos en su boca, y dándoles un respiro cada vez que la abre para airearlos y rotar la masa de los huevos. Dicha acción ayuda a mantenerlos limpios e hidratados.

Apareo

En el caso de los peces incubadores, luego de su apareamiento, es el macho que fertiliza los huevos, los mete en su boca y les brinda protección hasta su nacimiento. Pero durante ese tiempo, no puede alimentarse, trayendo como consecuencia bajo peso, hasta eclosionan los huevos.

Vale aclarar que existen muchos peces que se reproducen una, dos o más veces al año. Su preocupación por las crías es muy alta, y siempre aseguran su supervivencia.

Tipos de cuidado

Los cuidados paternales en los peces son muy importantes, porque ellos se encargan de proteger su descendencia en los momentos más críticos, cuando están indefensos y sensibles. Pero existen varios tipos de cuidado:

  • Cuidado pasivo de la cría

Se trata de la previdencia hereditaria de las hembras, que son las que ponen huevos con más vitelo. O colocan los huevos en lugares que tengan ideales condiciones, y los depredadores no puedan llegar. Cabe resaltar que hay peces que tienen en los huevos veneno para alejar a esos depredadores.

  • Cuidado activo de la cría

Uno de los progenitores cuida los huevos, larvas e incluso cuando ya son alevines. Su procedimiento consiste en seleccionar y preparar un lugar adecuado para depositar los huevos. Luego escogen un sustrato para que los huevos se adhieran, y recogen materiales para hacer un nido y prepararlo

Es de mencionar que hay unos peces llamados “limpiadores de nido”, cuya función es asear las raíces tupidas de plantas. Y los “constructores de nidos” recogen guijarros, hojas, raíces, entre otros materiales, para construirlos.

Otros métodos

Los peces en su mayoría buscan siempre proteger a sus crías de cualquier forma. Pero hay unos en particular que lo hacen diferente.

  • La tilapia: al contrario del resto, es la hembra que cuida los huevos y no los guardan en la boca, sino que los depositan en piedra u otros sustratos
  • Pez perlado: pega sus huevos en la parte superior de un objeto sumergido, donde son fertilizados hasta su eclosión
  • Las larvas: el macho las traslada a hoyos pocos profundos, y luego la hembra cuida los alevines

Cantidad

En cuanto a los cuidados paternales también está la aireación y protección de los huevos. Dicho proceso la realiza uno de los progenitores, que produce con una de sus aletas una corriente continua de agua encima de ellos.

También se encargan de protegerlo contra depredadores, y separan los que no se han fertilizado. Con respecto a la cantidad que ponen, se calcula por kilo de peso de la hembra y el tamaño de los huevos, pero los peces pequeños producen de quinientos mil a un millón de huevos.

Los de tamaño medio entre cien y trescientos mil, mientras que los grandes sólo cinco y cincuenta mil huevos. Es de aclarar que cuando se cultivan peces que cuidan activamente, no hay que preocuparse por la propagación artificial.

Sin embargo, hay unos que generan sobrepoblación, como la tilapia. En ese sentido, recurren al cultivo monosexo, o mixto con algún depredador. Otro dato interesante es que los que cuidan activamente, producen menos huevos, que los pasivos.