Cómo cuidar el pelaje de tu gato

Generalmente, los gatos tienden a llamar mucho nuestra atención por sus rasgos físicos. Son sus grandes ojos, largas orejas, cola expresiva y, por sobre todas las cosas, el abundante y brillante pelaje en la mayoría de las razas los que convierten a estas grandes mascotas en una de las preferidas por el hombre.

Y es justo ese característico y singular pelo lo que más se debe cuidar en nuestra querida mascota felina, no solo por un estricto asunto estético sino también porque cumple con funciones súper importantes para mantener su salud intacta.

Más allá de lucir hermosos, el pelo les otorga datos sensoriales, los protege del frío, calor, lluvia, vientos, entre otros agentes externos; además, los cuida de los patógenos, les permite una mejor comunicación hasta con animales de diferentes especies y contribuye a la fabricación de vitamina D.

Conocidas todas estas razones, seguramente te estarás preguntando de qué manera podrás hacerlo de la manera correcta, así que si quieres saber cómo cuidar del pelo del gatito sin lastimarlo o perjudicarlo, aquí te diremos qué hacer.

El cepillo será tu mejor aliado… pero también el del gato

En esencia, lograrás brillo y suavidad en el pelo del gato si cepillas con cuidado todos los días. La acción de cepillado lo protege de impurezas y suciedades pero también los mima y los hace sentir consentidos, lo que seguramente le encantará y lo relajará.

Para iniciar hazlo con un cepillo flexible y con suaves cerdas que puedes encontrar en cualquier tienda de mascota. Muy importante… el cepillado tiene que llevarse a cabo en la dirección opuesta a la natural de la mascota, comenzando desde la cola hasta llegar a la cabeza.

Si quieres potenciar los efectos, continúa el trabajo sobre tu pequeña mascota, esta vez, cepillando el pelaje de tu gato desde la cabeza hasta la cola en el mismo sentido de las fibras del pelaje. Asimismo, podrás hacer uso de un cepillo de púas metálicas bastante útil para mantenerlo limpio y reluciente.

Como recomendación, repite el procedimiento cada 3 o 4 minutos, pues de esa manera evitarías nudos producidos por la saliva del animal cada vez que se lama por instinto felino. Además, es tan confortante que es posible que sea la mascota la que busque al amo para cepillar el pelo.

Comer pescado erradica la grasa del pelo

No solo basta con cepillar. El gato necesita comer sano y balanceado para mantenerse en buena forma, así que también requiere de ciertos alimentos que les provea de ácidos grasos omega 3 y 6 para mantener su pelo con mucho brillo.

Teniendo pleno conocimiento de esto, lo más importante ahora es saber que hay productos ricos de estas “grasas buenas” como el salmón o el atún, dos tipos de pescado azul cuyo valor nutritivo garantizará la buena salud en el pelaje de tu amigo peludo.

Pueden comerlo en porciones pequeñas aunque sea una vez por semana, eso sí, elimina las espinas y las vísceras para incrementar su valor nutritivo. Antes de dárselo, el salmón o el atún deben haber permanecido refrigerados aunque sea 3 días.

Pero, ¿qué pasa cuando no tenemos ni atún ni salmón en casa? Sencillo, puedes sustituir por otro pescado azul, aunque en conserva, como la sardina en lata rica en omega 3 y 6, ideal para el cuidado de la piel y el brillo del pelo. Cuida de que este producto no esté aderezado y que no contenga picante.

Siguiendo estas fáciles instrucciones harás que el pelaje de tu gato se mantenga impecable y con mucho brillo; además, estarías aportando valor agregado a su salud y supervivencia. Recuerda que son mascotas súper sensibles y cariñosas que requieren de ciertos cuidados para mejorar su calidad de vida.