Los mejores 7 consejos para mantener hidratado a tu gato

Así como funciona en los humanos, en los animales la hidratación es fundamental para mantener una buena salud. Al igual que las personas, el cuerpo de los gatos está compuesto por 80% de agua y es por eso que debes mantener hidratado a tu gato.

La correcta hidratación en la vida de los gatos es importante, sobre todo cuando están muy pequeños. Por naturaleza, los mininos tienden a tomar poca agua, pues su sensación de sed es menor en comparación con otros animales como los perros, por ejemplo.

Por eso es importante que si tenemos bajo nuestro cuidado a un gato, busquemos la manera de que desarrolle un poco más esta necesidad, para evitar la deshidratación y los posibles daños en los riñones, sin contar otra gran lista de problemas.

¿Qué hacer cuando un gato está deshidratado?

Un minino puede deshidratarse por dos razones: una porque no consume la cantidad suficiente de líquidos o porque presenta vómitos y diarrea por alguna enfermedad. Y lo podemos notar antes de que sea demasiado tarde con una falla renal, si el animal está débil y adormilado.

Si se trata de una deshidratación leve, lo más recomendable es administrarle al animal suero -vía oral- en pocas cantidades, lo equivalente al 10% de su peso dosificado cada 15 minutos. Pero si el mínimo está letárgico, lo mejor es acudir inmediatamente al veterinario, para que sea este el que tome las medidas necesarias.

Otra manera de detectar si el gato está deshidratado es a través de las encías. Normalmente estas deben sentirse húmedas, pero si están resecas y pegajosas, entonces no son buenas noticias y debes hacer algo al respecto.

Asimismo, debes prestar atención para saber si el minino está bebiendo y orinando más de la cuenta o si ha perdido el apetito y está más flaco.

También puedes colocar tu iodo pegado a su pecho para detectar si tiene taquicardia, que se refleja con entre 180 y 200 latidos por minuto. Adicionalmente, si notas que sus ojos están hundidos, sus patas están extremadamente frías y su piel es poco elástica, es muy probable que tu gato no esté bebiendo la cantidad suficiente de agua.

Las distintas formas de hidratar a tu gato

  1. Tener siempre a disposición del gato agua fresca. Las 24 horas del día el animal debe tener cerca un recipiente con líquido.
  2. Si se trata de gatos muy pequeños separados de la madre, hay que nutrirlos con leche especial para gatos, libre de lactosa.
  3. Un buen complemento para garantizar que el gato esté correctamente hidratado, es servirle con regularidad raciones de comida húmeda, que es 70% de agua.
  4. Lo mejor es que el envase que contenga el agua esté ubicado siempre en el mismo lugar y sea de acero inoxidable en lugar de plástico.
  5. Otra recomendación importante es que el recipiente donde colocas el líquido esté siempre limpio, pues al detectar un olor desagradable el gato se negara a beber.
  6. Si no te convence la comida enlatada y prefieres otras opciones, puedes remojar los alimentos en caldo de pollo o simplemente agua.
  7. Una manera de motivar a tu gato a beber agua es a través de las fuentes especialmente diseñadas para estos animales, que hacen que el líquido esté en constante movimiento.

Una dieta que incluya la hidratación adecuada, desde muy pequeños hasta que son adultos, se traducirá en una vida mucho más larga y con menos problemas para tu gato. Y un consejo final, pero muy significativo, es que ante cualquier síntoma o comportamiento fuera de lo normal, lo mejor es una visita al veterinario para verificar si todo está bajo control.