¿Cuándo debo llevar a mi mascota al veterinario?

Es recomendable hacerle seguimiento a la salud de las mascotas, siendo indispensable durante sus primeros años de vida llevarlas al veterinario para que este las examine, pues los animales domésticos recién nacidos necesitan obtener sus vacunas y recibir un chequeo por lo menos una vez al año.

Debes entender que no necesitas esperar que tu mascota esté presentando síntomas graves para acudir al veterinario ya que las visitas veterinarias son preventivas, es decir, evitan futuras manifestaciones de alguna enfermedad en tu mascota.

¡Cuida a tu mascota como a un integrante más de tu familia!

Las mascotas son consideradas miembros de la familia. Son como niños de corta edad que no pueden hablar. Por tal motivo debes estar atento  y dispuesto a actuar ante cualquier cambio que observes en el animal para acudir de inmediato al veterinario, porque pudiera  tratarse de un síntoma de algún tipo de enfermedad, así que no dudes en llevar a tu mascota al veterinario cuando se presenten cambios o comportamientos inusuales.

  • Pierde el apetito

Si tu mascota lleva más de un día sin querer comer, es momento que se enciendan todas tus alarmas, podrías estar frente a una emergencia y no saberlo ya que ese podría ser el primer síntoma revelador de alguna patología.

De esta manera, lo más conveniente sería llevar a tu mascota a un centro de salud animal para que sea sometida a la observación de un especialista, y de ser necesario, proceder a la realización de exámenes profundos y cualquier otro estudio que se requiera.

  • Consume agua en exceso

¿Has notado que tu mascota está bebiendo agua de manera excesiva hasta el punto que has tenido que llenar el envase de agua más veces de lo normal? o ¿Te diste cuenta que ingirió mucho líquido por la cantidad de orina que expulsa? Esto tal vez se deba a alguna enfermedad renal o diabetes. Ninguna de las dos es algo leve, ambas son de sumo cuidado, y mientras más rápido se traten será mejor para tu animal.

  • Intenta ocultarse

La mayoría de los animales tienen personalidades desiguales,  pero si tu mascota constantemente le gusta jugar, ladrar y de manera repentina se aísla, queriendo estar sola, debes estar prevenido porque algo no está bien. Tu mascota pudiera padecer algún dolor.

Debes estar muy pendiente si el querer estar sin compañía va de la mano del rechazo a la comida, si se le dificulta orinar, entre otros síntomas similares.

  • Manifiesta conductas violentas

Los cambios bruscos en el comportamiento de una animal también son indicios de padecimiento de dolor.

Si cuando lo tocas se enfada, podría tratarse de artritis, problemas dentales, lesiones, infecciones, entre otras enfermedades que afectan directamente su estado de ánimo.

  • Se lame demasiado

Lamerse mucho es señal de que algo le está molestando.  Uno de los motivos es que la zona que lame le ocasiona comezón o dolor interno, o pudiera tratarse de alguna alergia, presencia de pulgas o parásitos.

  • Duerme mucho

El estrés causa en los animales dormir extensamente. Otras razones de largas horas de descanso son la peritonitis o leucemia.

Estas enfermedades en los gatos y perros pueden relacionarse por problemas con la tiroides, diabetes e infecciones.

¡Busca un veterinario que trabaje las 24 horas!

Si ya tienes una mascota o estás pensando en adoptar una, te aconsejamos procurar cuidarla y valorarla, en especial que asumas tu responsabilidad con conciencia y recordando que es un ser vivo que necesita de atención y cuidados.

No olvides que en todo momento las mascotas son fieles a sus amos. Por lo tanto, tú debes hacer lo mismo por ellas.