Cómo ejercitar a tu mascota para no volverla sedentaria

El sedentarismo es una de las causas de muchas patologías peligrosas, tanto en humanos como en animales. Es por eso que es conveniente tomar las medidas necesarias para ejercitar a tu mascota y que tenga la actividad física para una vida saludable.

Tanto los perros como los gatos deben mantenerse activos, deben moverse, caminar, correr, estirar sus músculos y mantener rutinas que les permitan estar ágiles y rápidos.

Desafortunadamente, a veces por falta de tiempo no le prestamos la atención suficiente a nuestras mascotas, no las sacamos a pasear y mucho menos las ayudamos a ejercitarse de manera regular, sin pensar en los efectos que esto genera a corto, mediano y largo plazo.

De esta manera, sin quererlo las convertimos en animales sedentarios y como consecuencia de esto:

  • Sus músculos se atrofian
  • Sus articulaciones se dañan
  • La sangre se pone más densa
  • El sistema circulatorio se ralentiza
  • La grasa se acumula en tejidos y órganos.

No podemos olvidar que los animales y los humanos tienen ciertas semejanzas y responden de una manera similar a la inactividad. Entonces una dieta equilibrada y paseos diarios hacen la diferencia para tu mascota.

Rutinas para que tu mascota se ejercite

 Aunque el tiempo sea tu peor enemigo, siempre es posible dedicarle unos minutos a tu mascota, especialmente para contribuir con su salud y a una mejor calidad de vida.

Y aunque la idea no es que te alarmes, es importante que sepas que según los propios veterinarios, un alto porcentaje de animales que reciben atención médica, presentan patologías derivadas del sedentarismo y relacionadas con la obesidad o sobrepeso. Por eso vale la pena que intentes algunas cosas:

1. Haz caminatas diarias con tu mascota, no necesariamente tienes que trasladarte a otro lugar, puedes hacerlo en los alrededores del lugar donde vives y cuando tengas más tiempo llévalo a un parque o a un lugar para que esté en contacto con la naturaleza. Lo ideal son tres paseos diarios, pero puedes comenzar con uno de una hora u hora y media.

2. Organiza con amigos o vecinos que también tengan mascotas, reuniones -no necesariamente tienen que ser tan largas- para que los animales puedan jugar entre ellos. Esto tiene un doble beneficio, pues además de ejercitarse, estarán socializando y eso ayuda a disminuir sus niveles de ansiedad y estrés.

3. Enseña a tu mascota a jugar sola y acompañada. De esta manera cuando el animal se quede solo en casa se acostumbrará a tener algún tipo actividad, en lugar de estar echada todo el día sin mayor movimiento. Para esto te puedes apoyar con los juguetes interactivos, que son una excelente alternativa.

4. Si de verdad estás sumamente ocupado, ya sea por un proyecto que tengas que entregar o porque tu trabajo te lo exige, busca a alguien que te ayude con tu mascota. Pide a alguien o contrata a una persona que se encargue de sacarla tres veces al día, tanto para hacer ejercicio como para socializar con otros animales.

5. Procura que tu mascota tenga una alimentación balanceada y adecuada. La cuestión es que si el animal tiene sobrepeso y se agota fácilmente, es muy poco probable que quiera salir a caminar y mucho menos correr, por eso una dieta baja en grasas y con porciones razonables no es una idea descabellada para evitar el sedentarismo.