Por qué es más importante cepillar a tu gato a cortarle el pelo

Si tienes una mascota debes cuidarla, alimentarla, protegerla y jugar con ella. Y aunque hay animales que requieren más cuidados que otros, existen reglas básicas para cada uno. En este caso, importa más cepillar a tu gato constantemente, sobre todo los que tienen pelo largo, que llevarlos a la peluquería.

De hecho, lo puedes hacer en tu casa, y si no sabes cómo, aquí te explicaremos los principales pasos a seguir. Recuerda que debes practicarlo y tener paciencia, sobre todo si es primera vez que se lo cortas. De hecho, con el tiempo podrás darte cuenta que puede ser terapéutico o dramático, porque un gato bien cuidado, es sencillamente feliz.

Pasos a seguir

  • Si todavía es un cachorro resultará más fácil, porque de esa forma podrás acostumbrarlo desde chiquito a ese proceso, y con el tiempo esa rutina será agradable. Vale resaltar que la mejor época para comenzar es en verano, porque con las temperaturas elevadas, un buen mantenimiento lo hará sentir como nuevo.
  • Si ya es adulto, lo primero que debes tener es paciencia, ser muy cuidadoso y delicado para no cortarlo.
  • Luego de prepararte psicológicamente para la batalla, toca escoger un buen lugar para el momento de peluquería, el cual deberá ser espacioso para colocar todo lo que usarás. Algunos recomiendan la cocina.
  • Busca tijeras de diferentes tamaños, y otros utensilios como aceite de bebé, paños, cepillos, clips de pelo, peine, entre otras cosas.
  • Antes de empezar con el corte es aconsejable que le des un baño relajante, porque el tema de las tijeras pudiera estresarlo. Igualmente rebajarle las uñas.
  • Si se muestra muy aprensivo, agresivo y nervioso, puedes consultar con su veterinario a ver si le recomienda un tranquilizante.
  • Siempre colócalo sobre una toalla o tela, para evitar mayores desastres.
  • Empieza primero desenredando el pelo, con el fin de erradicar algunos nudos sin la tijera. Ese primer cepillado ayudará a que planifiques el corte.
  • Rebajas los trozos que son demasiado largos, y recorta los nudos superficiales, especialmente en los lugares donde resulta peligroso hacerlo con máquina.
  • Cuida bien las áreas complicadas como orejas, pezones y vulva (hembras) y ano. Siempre desenredar y luego cortar con tijera, no la recortadora

La recortadora

Luego de haber realizado los pasos mencionados, viene la parte más desafiante, es decir, el uso de la máquina afeitadora, y aquí debes tener mucho cuidado.

  • Lo primero que tienes que saber es que esa máquina no puede usarse en pelajes muy largos, por eso es recomendable siempre cortar con tijera previamente.
  • Seguidamente fíjate en su cuerpo, porque las recortadoras son especiales para felinos que tienen un recorrido desde el cuello hasta la cola, y para ello debes hacer movimientos rectos y lineales.
  • No presiones mucho contra su piel, porque le puede resultar incómodo o podrías cortarlo. Además el ruido del aparato podría alterarlo.
  • Trata de mantener un mismo largo en todo el cuerpo, excepto la cabeza, porque allí no se usa nada. La cara del gato no se rebaja ni afeita, simplemente limpia un poco con tijeras.
  • Cada cierto tiempo despéjate para ver cómo está quedando todo. Todo con el fin de evitar quitar de más.
  • Finalmente repasa las zonas que hayan quedado disparejas, y cepíllalo varias veces para eliminar todo tipo de pelusa en su piel.

Gatos de pelo largo

El corte de pelo generalmente se le hace a los de raza de pelo largo. Algunos de ellos son: el persa, himalayo, bosque de noruega, chinchilla, Maine coon, persa, oriental de pelo largo, bobtail jápones de pelo largo, balinés, birmano, bosque de Siberia, ragdoll, american curl, gato somalí, tiffanie y angora turco.