Por qué debo cambiar la arena de mi gato dos veces por semana

La limpieza siempre debe prevalecer en cualquier rincón de tu hogar, especialmente si tienes una mascota. Y en el caso de los gatos, aunque suelen ser muy aseados, siempre es aconsejable que si decidiste tener un felino como mascota, también adquieres su caja con arena. Cambiar la arena del gato debe ser una tarea a realizarse dos veces por semana.

Pero eso no es suficiente, porque los animales hacen sus necesidades todos los días, entonces deberás recoger diariamente (día y noche), las haces de tu gato, con la intención de evitar la concentración del mal olor, porque la peste sale a relucir, no por la cantidad de pupú que haya, sino por el tiempo de permanencia en la caja.

Utiliza bolsas plásticas

Hay que tener en cuenta que los mininos son criaturas muy limpias, es por ello que sus amos tienen la tarea de observar constantemente el estado de su caja, pues básicamente ese es su inodoro. En ese sentido, lo más recomendable es que utilices bolsas plásticas para recoger las heces, y que al momento de tirarlas a la basura no huelan.

Otro consejo para los amos de felinos, es que traten de tener dos cajas, es decir, una para que hagan pipí y otra para pupú. Pese a que muchos de ellos no tienen problema en hacerlo todo en un mismo lugar, es más higiénico y cómodo si lo separan.

Frecuencia

Aunque se sugiere que el cambio de arena sea mínimo dos veces por semana, existen variables que te permitirán extender o acortar esta rutina de limpieza. Algunas de ellas son:

  • Tamaño de la caja
  • Tipo de arena seleccionada
  • Dimensión del gato
  • Porción de arena para la bandeja
  • Número de gatos en el hogar

Pero si tu intención es alargar la higiene, debes remover sus necesidades diariamente, así como utilizar bastante arena. O igualmente puedes usar artículos aglomerantes y perlas de sílice, cuya función es que dure mucho más tiempo limpio.

Limpieza profunda

Además de recoger los excrementos diariamente, es sumamente importante que al cambiar la arena se lave la caja, porque muchas veces el olor del orine penetra la bandeja, y eso resulta muy desagradable para el felino.

Entonces antes de colocar nueva arena debes hacer lo siguiente:

  • Lávalas con agua tibia y un poco de jabón
  • Usa un detergente suave, porque los gatos no toleran olores fuertes
  • Limpia también la tapa de la caja
  • Si tienes más de un gato, debes tener una caja para cada uno

Caja correcta

Antes de comprar la caja para tu gato, debes conocer bien las dimensiones de cada una, porque tu mascota tiene que tener suficiente espacio para hacer sus necesidades. Vale destacar que no tiene que ser inmensa, simplemente debe ajustarse a su tamaño y permitirle mucha movilidad.

Asimismo hay que tener en cuenta los modelos. Actualmente existe uno de cubierta cerrada, con una puerta para que el gato entre, y cuyo fin es impedir que la arena se salga, y se riegue el olor de sus necesidades por toda la casa.

Se suma a la lista de beneficios este modelo cerrado, el hecho de que tienen un filtro de carbón que contrarresta el olor de la arena. Pero no todos los felinos la aceptan, sin embargo, aquí te damos unos consejos que pudiesen ayudarte para que se adapte:

  • No tapes la bandeja por tres días, para que se acostumbre primero al estilo abierto
  • Cierra la caja, pero no coloques la puerta para que no sienta que está encerrado
  • Al tercer día puedes poner la puerta en la caja, y lo observas
  • De no aceptarla, no insistas, porque de hacerlo pudiese no querer hacer sus necesidades ni siquiera con la caja abierta

Es de aclarar que las bandejas son hechas con materiales impermeables, con el fin de que no manchen el suelo. Igualmente existen unas con bordes redondos, que impiden que la arena se salga.