Por qué no se recomienda darles de beber leche a los gatos

Kitty

Los gatos se sienten atraídos de forma natural por la leche, como si fuera su golosina. Muchos dueños incluyen este alimento en la dieta de los mininos para complacerlos. No obstante, aunque les encanta tomarla, no se recomienda darles de beber leche a los gatos y eso se debe a diferentes motivos.

¿Sabías que los gatos no obtienen ningún nutriente de la leche que no contenga el alimento especial que existe en el mercado y que muy posiblemente posean impedimentos para digerirla? Conoce todos los detalles de los efectos de la leche en los gatos y ayuda a proteger su salud.

¿Se puede dar leche a los gatos?

Los expertos en nutrición animal advierten que la leche aporta un alto contenido de calorías a los gatos, por lo cual no se recomienda como un alimento cotidiano. Se sugiere que este animal no reciba más de 30 calorías diarias y una taza de leche entera puede contener hasta 150 calorías, cinco veces más de lo normal.

La leche puede agravar el problema de obesidad al que se enfrentan los felinos. Asimismo, el exceso de calorías impide que se aprovechen los nutrientes esenciales que contienen los alimentos para mascotas.

Por otra parte, se ha comprobado que los gatos no tienen la capacidad de digerir correctamente la cantidad de lactosa y caseína presente en la leche de vaca normal. Esto se debe a que luego del destete disminuye la lactasa, una enzima que digiere la lactosa. La mayoría de los gatos no pueden digerir la leche en absoluto.

¿Por qué no los afecta la leche de su mamá? Los gatitos pueden digerir la leche hasta que hayan sido destetados, como a las ocho semanas de nacidos. Después de ese tiempo, pierden la enzima que digiere la lactosa. Incluso en ese periodo no se recomienda la leche de vaca.

Efectos de la lactosa

La lactosa es un azúcar que se encuentra en la leche. A los gatos les cuesta digerir esta sustancia, por lo que los azúcares no digeridos atraen agua al intestino y provocan algunas afecciones al organismo del animal. Una variedad de problemas estomacales suelen manifestarse entre 8 y 12 horas después de beber la leche, entre los que se cuentan:

  • Causa hinchazón y flatulencia porque se fermenta en el intestino.
  • Ocasiona dolorosos calambres estomacales.
  • Provoca diarrea constante.

Todo esto ocurre porque la lactosa no digerida sigue en los intestinos luego de ser consumida, en vez de pasar al torrente sanguíneo para ser procesada, por lo que se fermenta debido a las bacterias.

Gatos tolerantes

Si bien es cierto que no todos los gatos son intolerantes a la lactosa, la gran mayoría sí lo son. La única forma de saber cuándo un gato tolera o no la lactosa es dándole a tomar, pero esto no se aconseja porque se corre el riesgo de enfermarlo.

Es mejor irse por lo seguro y mantener al gato alejado de la leche de vaca para evitar que deban lidiar con molestias estomacales. No será agradable para ellos ni para sus dueños un problema digestivo provocado por la leche.

Opciones mejores que la leche

Aunque veas a tu gato feliz mientras toma leche, es mejor que no se la des. Bríndale felicidad con otras opciones sin descuidar su correcta alimentación. Siempre resultará mucho mejor darles agua, mejor alternativa a la leche y que por lo general no se bebe en las cantidades necesarias para el organismo del animal.

Si sigues insistiendo en darle de beber leche a los gatos, entonces compra una variedad especial sin lactosa que no cause problemas a los gatos intolerantes. Verás que si tu mascota está sana, será más feliz y podrá jugar contigo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here