Cada cuánto debo bañar a mi mascota y algunos tips de limpieza

El momento del baño para la mascota ocupa el primer lugar entre las cosas menos favoritas. Los dueños tampoco se sienten muy contentos con esta práctica que suele ser bastante desordenada. Muchos se preguntan cada cuánto se debo bañar a mi perro o gato. La respuesta en ambos casos es la misma: depende.

A continuación te contamos la frecuencia con que debes bañar a tu mascota, así como otros tips de limpieza necesarios para una vida saludable.

El baño de los perros

El baño de los perros es una parte indispensable del cuidado general de la mascota, por lo que debe hacerse cuando sea necesario. Esto ayuda a complementar el proceso que ellos mismos inician cuando se acicalan para facilitar el crecimiento de los folículos capilares y mantener la salud de la piel.

Trae como beneficios la limpieza de la piel y el pelo, lo que ayuda a eliminar el pelo suelto, las escamas y la suciedad, además de que mejora el brillo del pelo y reduce los olores desagradables.

¿Con qué frecuencia bañar a tu perro?

Esto variará dependiendo de cada perro y sus necesidades particulares. De forma general, los caninos solo deben bañarse cuando sea necesario; es decir, en caso de que desprenda un mal olor o haya acumulado suciedad en el pelaje.

Es necesario advertir que los perros que se bañan con demasiada frecuencia pueden mostrar una piel y pelo resecos, así como presentar algunos problemas como infecciones. Si se bañan solo cuando sea necesario, evita que la piel se seque, pues los aceites naturales de la piel y el pelo no se quitarán constantemente.

El baño de los gatos

Si tu mascota es un gato, la cosa cambia bastante. Estos felinos odian el agua porque su pelaje absorbe la humedad y les cuesta muchos secarse cuando están empapados. Los gatos se acicalan naturalmente para eliminar el sucio de su cuerpo. Tú solo debes preocuparte por cepillarlo con regular para eliminar el pelo muerto y hacer que tu mascota luzca limpia y cómoda.

En la mayoría de los casos, los gatos no necesitan que los bañes; sin embargo, hay momentos en que me amerita un verdadero baño. Los gatos son animales exploradores que no se quedan quietos, por lo que es posible que se ensucien en cualquier lugar.

Considera un baño para tu gato solo cuando observes que está bastante sucio y su acicalamiento no ha sido suficiente para limpiarse. Asimismo, en ocasiones, estas mascotas necesitarán bañarse con medicamentos contra las pulgas o fungicidas.

Algunos tips de limpieza

El baño para la mascota va mucho más allá de un baño. Existen otras prácticas que ayudan a mantener en buen estado todas las partes del cuerpo del animal. Presta atención y aplícalas frecuentemente a tu perro o gato:

  • Vigila las patas en caso de que muestre cojera. Se deben revisar las almohadillas para curar posibles infecciones, así como cortar el exceso de pelo que puede enredarse con diversos desechos.
  • Si las uñas están demasiado largas, puedes recortar las puntas. En los perros, evita que se hagan daño a sí mismos, mientras que en los gatos impide que lastime a otras personas. Procura hacerlo de forma segura.
  • Muchos olvidan revisar las orejas de sus mascotas. En esta zona se acumula secreción que, además de verse desagradable, puede causar problemas. Limpia constantemente sus orejas.
  • Para mantener sanos los dientes y las encías de los animales, dales artículos seguros para masticar.
  • Elimina también las secreciones de los ojos para evitar irritación y posibles infecciones.

Si se siguen estos consejos, tu mascota lucirá impecable, al mismo tiempo que evitará el desarrollo de afecciones a su salud.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here